¿Está tu Iglesia lista para el 2019? - 5 Cuestiones estratégicas

Este articulo por Dan Reiland nos da 5 preguntas buenísimas que pueden ser usados por cualquiera iglesia que está empezando un proceso de evaluación. El articulo original está en inglés aquí.

Photo by  Startup Stock Photos  from  Pexels

Photo by Startup Stock Photos from Pexels

¡2019 ya está aquí!

•¿Estás claro en tu dirección?

•¿Están tus planes completos?

•¿Está el líder del equipo a bordo?

Es probable que hayas estado trabajando en tus planes para el 2019 por un tiempo. Ya sea que tu planificación está casi completa, o si se siente muy atrás, tengo cinco preguntas que te ayudarán a tener una idea de dónde se encuentra y ayudarte a seguir adelante.

5 preguntas estratégicas:

1) ¿Qué está diciendo Dios?

Dios quiere que su iglesia prospere. ¡Es su iglesia! A nadie le importa más que a Él. No aceleres sus planes sin pedir a Dios lo que Él quiere específicamente para su iglesia.

Puede que no seas el pastor principal, pero esto sigue siendo relevante para ti. Tal vez estás en el personal que lleva un departamento o un líder voluntario de un grupo pequeño, ¿Que está diciendo Dios? Esa puede ser la pregunta más importante que te puedes preguntar como líder.

Esto requiere tiempo de tu apretada agenda; de una taza de café o varias tazas durante muchos días. Y tener un bloc de notas o tu ordenador portátil a mano. ¿Qué sientes que Dios quiere? ¿En qué dirección quiere Él que vayas?

2) ¿Qué cambios estás haciendo?

Si no hay cambios, no hay innovación, nada nuevo o próximas cosas previstas para el año 2019, es posible que sea  un año que se parezca mucho al 2018.

Eso puede ser una buena cosa, a excepción de un factor crucial. Es muy probable que tu hayas liderado con éxito algunos cambios inteligentes hace más de un año que ayudaron a que este año sea un gran año.

No hay forma de que un ministerio sano y productivo escape de cambio. Nada permanece igual. La clave es hacer los movimientos correctos. No cambiar por el bien de cambio, sino hacer las cosas mejor.

Por lo general, no es la mejor estrategia cambiar todo de una vez, en cambio, es mejor ser selectivo. Centrarse en la aplicación. Hazlo bien.

Lo fresco y lo creativo puede ser divertido, pero si no funciona, no importa. Tiene que funcionar realmente. A continuación, mientras que el nuevo está trabajando, empieza a hablar de lo que se viene. No esperes hasta que el nuevo y fresco ya no funcione. Si eso sucede, se puede arreglar, pero es mucho más trabajo.

3) ¿Cómo estás preparando a tu personal?

Tu iglesia puede ser grande con un gran personal o una pequeña iglesia puesta en marcha con personal voluntario, de cualquier manera, el equipo tiene que estar al frente del cambio.

En primer lugar, esto significa que necesitan tener la propiedad y aceptación de una visión clara. En segundo lugar, la estrategia debe ser clara y rápidamente dar sentido a cualquier persona en el equipo que lo ve. Y por último, cada persona tiene que tener expectativas claras acerca de sus responsabilidades.

Igualmente importante, el personal necesita estar funcionando simultáneamente en el desarrollo del liderazgo para apuntalar las brechas de habilidades requeridas para alcanzar la nueva y próxima brecha para tu iglesia.

4) ¿Cómo vas a medir el éxito?

La medición del éxito en un reino espiritual puede parecer imposible, pero no lo es. El elemento subjetivo de cambio de vida no es el verdadero problema de la dificultad. El verdadero desafío para medir el éxito es la falta de claridad en una meta y de ser consistente en la medición de ese objetivo.

El proceso de decidir cómo vas a medir el éxito, que significa específicamente como lo vas a medir, es más difícil saber si lo has logrado o no.

Este proceso de decidir qué y cómo vas a medir, comienza con ser claro y honesto acerca de tu visión. ¿Qué estás midiendo? ¿Estás haciendo progreso? ¿Cómo? ¿En qué manera? ¿Cambia las metas para alinearte con lo que está pasando? Eso es como cuando alguien dispara una flecha y luego se acerca y señala a la diana alrededor de la flecha. Dibuja el objetivo primero.

Si has perdido la marca de este año, no te rindas. Aprende de tus errores y sigue adelante. Céntrate en el nuevo año.

5) ¿Estás entusiasmado con tus planes?

Como líder de la iglesia o un líder en la iglesia, a  nadie le hará ilusión si no está. No se puede tener falso entusiasmo por mucho tiempo, las personas van a leer a través de eso. Si tú y tus principales líderes creen en la dirección y un plan para llegar allí, la congregación también lo hará.

Los planes no tienen que ser perfectos, pero tienen que ser claros y demostrar el movimiento hacia adelante. No se puede generar un impulso si no hay sensación de movimiento. Si estás atascado y no sabes qué hacer, ve a las pequeñas victorias para empezar.

El entusiasmo genuino, es nacido en el corazón. Éste conlleva una gran emoción, pero no es emocional. Es fuerte y seguro. Se desarrolla en la confianza y la convicción. ¡El entusiasmo genuino es contagioso!

En resumen, hablar con Dios, tener claro qué cambios estás haciendo, ayudan al personal a preparar, a medir sus resultados, y a ser entusiasta acerca de tus planes.

© 2018 Dan Reiland| El entrenador del pastor - Desarrollo de Líderes de la Iglesia

Traducido por: Yadira Morales